Origen e Historia

La Raza Criolla

El caballo criollo es descendiente del caballo ibérico traído hace más de 500 años por los conquistadores españoles a América. Un compuesto genético de caballos derivado del caballo berberisco del norte de África, del caballo del Valle del Guadalquivir en Andalucía y otros que se agrupaban en el género de caballos de trabajo llamados "jacas" o "rocines".
Ya en América, algunos de ellos escaparon de las haciendas y misiones religiosas o fueron robados por los nativos. En el campo formaron grandes manadas y una vez expuestos a un entorno salvaje, debieron atravesar un largo período de selección natural y la endogamia, donde los más fuertes lograron sobrevivir y reproducirse.
Éste proceso otorgó al caballo criollo, las características de resistencia, rusticidad y poder de recuperación, pilares fundamentales que lo distinguen del resto de las razas equinas del mundo, sumando a esto una gran variabilidad genética.

La Raza Criolla es una de las principales razas equinas de nuestro país, inscribiendo en los registros de la Asociación Rural del Uruguay el 80% de los potrillos de pedigree que ésta registra.

La Sociedad de Criadores de Caballos Criollos del Uruguay fué fundada el 1º de Setiembre de 1941, y trabaja desde entonces en el fomento y desarrollo de la Raza Criolla, consolidando su mejoramiento y difusión.

El trabajo realizado por la SCCCU y sus criadores a lo largo de los años, permite tener hoy día un animal de sólida calidad racial, con un biotipo funcional, de gran versatilidad y que se destaca por su inteligencia, docilidad y condición vaquera: lo que sumado a las antedichas cualidades de resistencia y rusticidad, hacen del Criollo la mejor elección al procurar un animal de trabajo, habilidad en la rienda, paseo o competencias de largo aliento.

 

 

 

Registrate con Redes

Registrate en Raidistas con tus redes, más facíl y seguro!

Registrarte aquí

Anuncios